Iberoamérica ilustra

Aprovechamos el puente para darnos una vuelta a la nueva exposición de Av. Reforma “Iberoamérica ilustra”, entre el Museo de Arte Moderno y el Museo Nacional de Antropología. Está corta, pero vale mucho la pena.

Tomamos muchas fotos (que prometemos postear) y hasta nos encontramos con una muy interesante “E” itálica. Se las dejo en lo que preparamos el post oficial.

20120320-145717.jpg

20120320-145753.jpg

Biblioteca Rosario Castellanos

Nada orgullosos de decirlo pero acabamos de descubrir la biblioteca del fondo de cultura económica en lo que solía ser el Cine Bella Época. Altamente recomendable, los pasillos y pasillos de libros (portadas y más portadas), son siempre gran inspiración.

MUAC!

Hace unas semanas fuimos al MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) y salimos muy impresionados.

La impactante fachada del MUAC
La impactante fachada del MUAC
El vestíbulo en la entrada (el restaurante abajo)
El vestíbulo en la entrada (el restaurante abajo)

Empezando por la arquitectura, el Museo es muy impactante, aunque para nuestro gusto, le falta un poco. Todavía se ven algunos residuos de obra, algunos pasillos con escombos y la falta de señalización/mapas hizo que diéramos más de una vuleta extra. De todos modos, la experiencia es muy buena y tiene espacios muy interesantes (algunos patios a donde se puede salir y ver alguna obra o sentarse un rato a descansar). El Museo se divide en dos pisos (hasta donde pudimos ver): en el nivel de la entrada está todo el espacio de exhibición y en el nivel inferior hay un restaurante y una biblioteca (o algo parecido en donde se puede hacer investigación).

Las escaleras
Las escaleras

Visitamos la exposición de Cildo Mireiles (abierta hasta Enero del 2010), artista brasileño que presenta algunas obras muy interesantes y otras (muy pocas) no tanto. Empezamos por un espacio en donde vimos muchas de sus obras chicas en donde destacan sus billetes de 0 (si, cero): tres billetes (dólares, reales y otros, de los que no nos acordamos) sin valor. Un concepto muy interesante.

Entramos al cuarto rojo; les dejamos las fotos, que no le hacen justicia, pero les pueden dar una idea.

Cuadros, detalles y decoraciones rojas
Cuadros, detalles y decoraciones rojas
No creemos poder trabajar mucho en este cuarto
No creemos poder trabajar mucho en este cuarto

En otro cuarto hay una torre de radios (cientos?), cada uno sintonizando una estación distinta (a veces estática). La sensación es muy interesante y nos hubiera gustado quedarnos a sintonizar una estación es todos los radios. Pasamos por un espacio con miles de vidrios rotos en el piso y caminar sobre ellos fue muy divertido. Pero hay que tener cuidado de no resbalarse. También entramos al cuarto de las medidas: relojes idénticos tapizando las paredes y miles de cintas de medir de madera colgadas del techo. Fue nuestro cuarto favorito.

Después de visitar la obra del brasileño, entramos (creemos que por la salida) a otra exposición con un tema que nos llamó mucho la atención, más porque no es algo que se vea mucho en México: Robótica. Hay muchos ejemplos de robots que a veces interactúan con el público. No van a pensar que Asimo estaba por ahí; más bien eran piezas más artísticas (menos estéticas).

Recomendamos mucho darse una vuelta hay MUCHO que ver; cabe señalar que no aceptan tarjeta en la taquilla, por lo que tuvimos que dar una vuelta por Insurgentes en busca de un cajero, cosa que no teníamos prevista.

Zares: Arte y cultura del Imperio Ruso (Museo Nacional de Antropología)

El pasado Diciembre tuvimos la suerte de conseguir una visita guiada para la exposición “Zares: Arte y cultura del Imperio Ruso” en el Museo Nacional de Antropología. La exposición en sí es muy interesante, ya que presenta la historia de una de las épocas más conocidas y  extravagantes de Rusia. La historia, centrada en la dinastía de los Romanov (pronunciado Románov) se presenta de manera cronológica, empezando con Pedro I (el Grande) en 1721 y terminando con Nicolás II (el Mártir) en 1917. Lo mejor de la exposición, como debe de esperarse, son los objetos que se muestran. Nos dijeron que fuéramos abrigados, porque para la conservación de las piezas se necesita una temperatura bastante baja, pero algo no funcionó y hacía bastante calor. Sólo esperamos que se haya solucionado el problema.

Como buenos diseñadores, rápidamente empezamos a inspeccionar la museografía, “diseñada orgullosamente en México”. Se utilizan dos tipografías en la exposición, la primera, para títulos, es alguna de las MUCHAS variantes de Garamond y la segunda, utilizada para el texto principal, es Akzidenz Grotesk.

Vamos a expresar nuestras razones para estar MUY en desacuerdo con estas elecciones:

GARAMOND:

• Teniendo grandes tipógrafos rusos, como Dmitry Jakovlev, Ilya Ruderman, Yury Ostromentsky, Dasha Yarzhambek o a alguno de los muchos que trabajan en Paratype, no vemos la necedad de usar una tipografía diseñada por un francés (Claude Garamond o Jean Jannon, sea cual sea la variante). En el último de los casos, pudieron haber usado ITC Veljovic, de Jovica Veljovic (MUY parecida a Garamond). Y aunque Veljovic no es ruso, sino Serbio, sí es más ruso que Garamond o Jannon.

• Cronológicamente hablando, Garamond fue diseñada en el S. XV o XVI, según de la que se hable; la exposición abarca los Siglos XVIII, XIX y principios del XX. Esto quiere decir que Garamond NO es relevante en ningún aspecto para la historia de los Zares.

AKZIDENZ GROTESK

• Diseñada en 1898 por la compañía Berthold en Berlín y aunque es MUCHO mejor que la sobre–utilizada Helvetica, tiene menos que ver con los rusos que Garamond.

A la hora de tomar fotos, una “guardia de seguridad” nos informó que dicha actividad estaba prohibida. No nos gusta la idea de no poder tomar fotos, pero bueno, no es el único lugar en el que no las permiten (aunque lo hicimos sin flash). Después de un rato de echar humo y malas caras, nos resignamos y empezamos a dibujar. Se nos acercó la misma “guardia” y nos dijo que tampoco estaba permitida la toma de apuntes… ¿QUÉ??!! ¿No podemos tomar apuntes? ¿¿ES EN SERIO?? Y luego por qué los mexicanos somos ignorantes… No lo podíamos creer (ni las demás personas que asistieron a la visita y escucharon la conversación). Salimos con MUY mal sabor de boca. Pero no todo es malo; les recomendamos visitar la exposición y poner MUCHA atención a lo que vean, porque de lo que se acuerden al salir y hasta ahí. Para los fanáticos de la tipografía, uno o dos cuartos antes del último, hay una pieza MUY interesante, llena de letras rusas en una muy buena composición. Se encuentra a la derecha del retrato de uno de los últimos Zares (Nicolás o Alejandro), a la izquierda de la puerta por la que se avanza a la siguiente sala.

Como última reclamación (al vacío), al Museo de Antropología le URGE un rediseño en su página en Internet. No es necesario compararla con la del Museo Británico o el Museo de Orsay (aunque deberían, para así elevar el nivel en México); basta con visitar el sitio del Museo Nacional de Arte para ver algo bien hecho.

Para terminar con una nota positiva, en la explanada del Museo hay bastantes piezas escultóricas de Jorge Yazpik (casi seguros que el él). Son piedras bastante grandes que combinan formas orgánicas (obra de la naturaleza) con formas geométricas realizadas por el artista. Tal vez mañana nos demos una vuelta para tomar fotos y subirlas al Blog (no nos gustan las entradas sin imagenes).

Visita nuestra págine en http://www.bamf.com.mx